10 personas fueron formalizadas en Florida por delitos de Faena Clandestina y Receptación

Algunos son productores y otros comerciantes que trabajan en el rubro de carnicerías o ventas de carne. El operativo denominado «Carancho» llevó seis meses de investigación y fue encabezado por la Jefatura de Policía de Florida, Fiscalía Departamental y Brigada de Policía Rural con el apoyo de la Dirección Nacional de Seguridad Rural. Se pudo comprobar que por lo menos habían faenado 8 mil kilos de carne, lo que la policía no pudo probar fue el hecho de que la carne faenada era comercializada, aunque para los investigadores es algo obvio por el volumen y las herramientas que utilizaban para ello, en sede del Juzgado Penal declararon que la carne se destinaba a alimentar los «chanchos» y los perros, el Jefe de Policía Ruben Saavedra dijo que la organización atentaba contra la seguridad sanitaria de la población, además de que era un negocio muy rentable para los imputados. Los detalles fueron brindados en sede de la propia Jefatura de Policía con la presencia del Director Nacional de Seguridad Rural Williard González, el encargado de la Brigada Departamental de Seguridad Rural Diego Clavijo, la Fiscal Marcela Fachelli en representación del equipo fiscal encabezado por la Fiscal Lucía Nogueira y el propio Jefe de Policía Ruben Saavedra que encabezó la conferencia de prensa. «Fue un trabajo duro y bastante difícil porque es un delito que no fácil comprobar», comenzó señalando Saavedra, «nosotros iniciamos esta investigación por otro delito que al fin y al cabo en lo personal tengo que decir que ocurre pero que no se pudo probar» agregó, «lo que sí se pudo probar es lo que se pudo judicializar al final, yo estoy convencido de que hay un delito contra la salud pública», señaló en forma enfática el Jefe de Policía, «esta organización en el período que la policía de Florida la investigó conjuntamente con la fiscalía faenó más de 40 vacunos, eran animales caídos que estaban vacunados con antibióticos durante muchos días, y esa carne por más que se argumente que la comían los chanchos y los perros estamos hablando de bastante kilos de carne, son 8 mil kilos», manifestó, y se refirió a la rentabilidad del negocio que los imputados llevaban adelante, «los animales se pagaban en el eje de los 100 dólares y producían 200 kilos de carne a un promedio de 200 pesos, o sea que dejaba un dinero importante en cada una de estas situaciones, reitero que no se probó que hubiera un delito contra la salud pública por tanto se les judicializó por delitos de Faena Clandestina, fueron 4 productores, 1 capataz , 1 remisero porque esta organización trabaja muy bien», subrayó Saavedra, «2 comerciantes, 1 carneador que era la persona que se ocupaba de hacer esa tarea con el principal de la organización, que también es un comerciante que vende pollos y también carne, nosotros procedimos a inspeccionarlo por intermedio de INAC (Instituto Nacional de Carnes) y se le prohíbe la venta de carne porque no está habilitado para la venta de productos cárnicos, no tenía nada que ver la cantidad de carne que compraba en el matadero con la carne que vendía, por lo tanto considero que fue un trabajo muy importante que culmina con 10 formalizaciones», puntualizó, en tanto Diego Clavijo de la Brigada de Seguridad Rural dio más detalles del caso, «esta investigación comienza a mediados del año pasado con un dato confidencial de un productor de una zona determinada por lo que iniciamos una investigación sobre una determinada persona de la ciudad de Florida, ahí comenzó un trabajo de vigilancia e inteligencia controlando caminos y rutas durante el día y la noche, fuimos trabajando en forma coordinada con la fiscalía de 1er turno con las doctoras Lucía Nogueira y la Marcela Fachelli, hasta que un día se tomó la decisión de intervenir a estas personas en un trabajo coordinado con otras unidades, en inspecciones oculares se logró incautar maquinaria donde tenían una especie de carnicería en su domicilio», dijo Clavijo, «habían máquinas de embutir, sierras eléctricas, todo para preparar esa carne con un fin determinado», aseguró, mientras que la fiscal Fachelli se refirió al delito que se pudo comprobar, «en este caso lo que se pudo probar la existencia de los delitos que se imputaron y por los cuales las personas resultaron condenadas por delitos de Faena Clandestina», afirmó . En la intervención fueron incautados más de 500 kilos de carne, 36 kilos de chorizos, 13 kilos de carne picada, tres kilos de churrascos, ocho cueros de lanares; además de sierras, máquina de picar carne, frezzer y cuchillos. Las personas imputadas deberán cumplir condena en régimen de libertad a prueba entre seis y 20 meses, se trata de J.M.L.C. un delito continuado de faena clandestina: 20 meses de libertad a prueba. A.A.C.B. un delito de faena clandestina: seis meses de libertad a prueba. F.L.B. reiterados delitos de faena clandestina: 12 meses de libertad a prueba. P.D.C.A. coautora delito de faena clandestina: 14 meses de libertad a prueba. N.A.F.C. coautor de dos delitos de faena clandestina: siete meses de libertad a prueba. S.R.F.R. un delito de receptación: seis meses de libertad a prueba. J.A.G. reiterados delitos de receptación: 10 meses de libertad a prueba. L.S.G. cómplice de reiterados delitos de faena clandestina: 10 meses de libertad a prueba. J.C.M.B. coautor de reiterados delitos de faena clandestina: siete meses de libertad a prueba y K.E.B. un delito de faena clandestina: seis meses de libertad a prueba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: