17 de julio día nacional de prevención del suicidio

La cifras, comparables a las del año 2002 en que se dio un pico máximo de autoeliminaciones, permiten establecer que cada tres días un joven muere en Uruguay como consecuencia de esta problemática, que son más los hombres que fallecen de esta forma que las mujeres (la relación es de 4 hombres por cada una mujer) y el total de muertes como consecuencia de este mal es de 723 personas al año. El ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, resaltó que «en los últimos 4 años,desde el 2016 al 2019, ha sido similar al peor registro de la historia del país que ha sido en el 2002». Por otra parte, reflexionó sobre el impacto de la pérdida de vidas: «así como preocupan los 32 fallecidos por la pandemia (COVID-19), nos preocupa esta pandemia de suicidio que se nos lleva a muchos habitantes, hablamos de 700 personas por año». El representante de la Organización Panamericana de la Salud en Uruguay, Giovanni Escalante, se mostró preocupado por la situación de esta problemática en América Latina y explicitó que «el distanciamiento físico no se puede entender como distanciamiento afectivo, basta con una llamada, con sentirse escuchado. Por eso la importancia de las líneas telefónicas para recibir respuesta». María Giudici, Subdirectora General de la Salud, hizo referencia a que son los jóvenes y adultos mayores las principales víctimas de estas situaciones para lo que la temática debe abordarse a través del fortalecimiento de la familia, cualquiera sea su conformación, sin perder de vista que «el 70% de las causas de muerte de los jóvenes es prevenible y esto nos interpela y nos preocupa». Por último Horacio Porciúncula, referente del Programa de Salud Mental del MSP, explicó que estas cifras nos colocan entre los diez países con peores índices de suicidios y en el segundo lugar de América Latina. Resaltó además que «una comunicación empática y activa» es fundamental en estas situaciones. Así es que destacó las respuestas elaboradas para la prevención del suicidio y el funcionamiento de la línea de apoyo emocional creada en el contexto de la pandemia (0800 1920), la que obtuvo más de 9.000 llamadas desde su creación hasta el momento. El mayor motivo de consulta fueron personas con síntomas de depresión. Para dar una respuesta integral a estas situaciones se cuenta con la inclusión de prestaciones psicoterapéuticas y psicosociales en Salud Mental para personas con Intento de Autoeliminación (IAE) y sus familiares, la implementación junto a ASSE de la línea telefónica Vidaque brinda atención las 24hs. en todo el país (0800 0767, *0767) y a raíz de la pandemia se agregaron nuevos abordajes para poblaciones específicas que sufrieran consecuencias severas derivadas de las medidas preventivas que se tomaron para evitar la propagación de la enfermedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: