Obispo anula confesión por teléfono tras decreto vaticano por pandemia de coronavirus

Redacción ACI Prensa El Obispo de Caravelí (Perú), Mons. Mons. Reinhold Nann, anuló el permiso para confesar por teléfono durante la emergencia sanitaria por el coronavirus, luego que el Vaticano emitió dos disposiciones sobre el perdón de los pecados que ratifican lo establecido por el Derecho Canónico, que enseña que los sacramentos se dan de forma presencial. En un comunicado del 15 de marzo, el Prelado de origen alemán había dado permiso «que los sacerdotes puedan escuchar confesiones por teléfono» durante el periodo de cuarentena establecida por el Gobierno peruano y que ha restringido la movilización de las personas. Sin embargo, este viernes 20 Mons. Nann publicó otro comunicado que anula este permiso, debido al decreto sobre el sacramento de la Reconciliación que emitió hoy la Penitenciaría Apostólica del Vaticano. «El decreto no menciona la confesión por teléfono, queda entonces anulada esta posibilidad», indicó el Obispo de Caravelí. La Penitenciaría Apostólica publicó este viernes una nota «sobre el Sacramento de la Reconciliación en la actual situación de pandemia», que indica que «también en la época de Covid-19» este sacramento «se administra de acuerdo con el derecho canónico universal y según lo dispuesto en el Ordo Paenitentiae», que exigen la presencia física del penitente y del confesor. En la nota publicada hoy, la Santa Sede también indicó que «en la presente emergencia pandémica, corresponde por tanto al obispo diocesano indicar a los sacerdotes y penitentes las prudentes atenciones que deben adoptarse en la celebración individual de la reconciliación sacramental». «Además, corresponde siempre al obispo diocesano determinar, en el territorio de su propia circunscripción eclesiástica y en relación con el nivel de contagio pandémico, los casos de grave necesidad en los que es lícito impartir la absolución colectiva: por ejemplo, a la entrada de las salas de hospital, donde estén ingresados los fieles contagiados en peligro de muerte, utilizando en lo posible y con las debidas precauciones los medios de amplificación de la voz para que se pueda oír la absolución», señaló. Asimismo, en un artículo publicado el 18 de marzo por CNA –agencia en inglés del Grupo ACI–, el miembro de la Comisión Teológica Internacional del Vaticano, P. Thomas Weinandy, señaló que «la presencia física es absolutamente válida para la promulgación del sacramento». «La razón por la que digo eso es porque el sacramento es la acción de Cristo realizada por el ministro, y para que esa acción tenga lugar, el sacerdote y el penitente deben estar en comunión unos con otros, de manera física», indicó. La confesión es un «intercambio interpersonal», la presencia física del confesor y el penitente apuntan al significado de la Encarnación de Jesucristo, reiteró. El miembro de la Comisión Teológica Internacional del Vaticano explicó que «los sacramentos fluyen de la Encarnación, y por eso, tiene que haber una presencia corporal de quien está promulgando el sacramento, y de quien está recibiendo el sacramento. Están haciendo el sacramento juntos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *