Solo apelando a la solidaridad podemos afrontar esta situación tan crítica para el país.

Columnista invitado

Por Marcelo Reyes Salomone

Debemos ser responsables, dejando de lado la crítica por convicciones ideológicas y ayudar de alguna que otra manera al país. En términos generales nuestra población se ha comportado de gran manera, obedeciendo lo dispuesto por las autoridades. Pero hemos visto casos excepcionales, donde por ignorancia, falta de solidaridad y respeto por el prójimo se incumplen normas, protocolos, en definitiva medidas adoptadas por nuestro país, para garantizar la salud pública. Más allá de la ignorancia y falta de solidaridad, estas actividades pueden convertirse en un delito. Y nace la pregunta: ¿existe algún delito en nuestro país para las personas que incumplen tales medidas? Nuestro Código Penal de 1934, regula específicamente en la parte de los «Delitos contra la Salud Publica», en cuanto a la violación de las disposiciones sanitarias. Lo regula el artículo 224 , el que fuera modificado por la segunda Ley de Urgencia del 2001. En este caso fue una apresurada respuesta a la coyuntura provocada por la avasallante irrupción de la fiebre aftosa en la población animal, especialmente en bovinos que provoco grandes pérdidas del sector agro exportador y por lo tanto la economía del país., al decir del Dr. Miguel Langon Cuñarro. El Artículo 224 dice así: (Daño por violación de las disposiciones sanitarias) El que mediante violación a las disposiciones sanitarias dictadas y publicadas por la autoridad competente para impedir la introducción o propagación en el territorio nacional de enfermedades epidémicas o contagiosas de cualquier naturaleza, causare daño a la salud humana o animal, será castigado con tres a veinticuatro meses de prisión. Será circunstancia agravante especial de este delito si del hecho resultare un grave perjuicio a la economía nacional. El delito se basa en lo dispuesto por el artículo 7 de la Constitución de la Republica «Los habitantes de la Republica tienen derecho a ser protegidos por el goce de su vida, honor, libertad, seguridad, trabajo y propiedad. Nadie puede ser privado de estos derechos sino conforme a leyes que se establecieran por razones de interés general». Para ser más concreto, el bien jurídico tutelado por el artículo 224 del Código Penal es la Salud Pública de los uruguayos. No se trata de la salud de una persona, se trata de la salud de todos, la salud publica en su dimensión social. Pero hay otro art. de la Constitución que regula la cuestión y pone al Estado como protagonista en cuanto a la regulación de cuestiones relacionadas a la Salud e Higiene. Artículo 44 de la Constitución;» El Estado legislará en todas las cuestiones relacionadas con la salud e higiene públicas, procurando el perfeccionamiento físico, moral y social de todos los habitantes del país. Todos los habitantes tienen el deber de cuidar su salud, así como el de asistirse en caso de enfermedad». ¿Pero cuándo se comete el delito 224 del Código Penal? Se comete el delito cuando la persona viola normas de tipo sanitario, es decir aquellas que tienen la finalidad especifica de impedir la entrada o consiguiente la facultad y derecho de hacerse obedecer dentro de los limites preestablecidos por la ley. Es decir que se requiere para que haya delito que exista un daño a la salud humana (Hoy siglo XXI con el gran avance de la ciencia, medicina, es fácil de saber quién es el responsable de la difusión de determinado virus, dónde y cuándo) A diferencia de otros países del mundo, donde estos delitos son «de peligro, esto es que se comete el delito por el solo hecho de no obedecer la norma hay o no daño, en Uruguay se requiere como ya dijimos un daño a la salud humana. En cuanto a la pena, el guarismo que maneja tal artículo es de tres a veinticuatro meses de prisión, más su agravante. Igualmente hay quienes sostienen, que le pena podría ser mucho mayor dependiendo el caso y pasar a un delito de lesiones u homicidio en reiteración real con el delito 224 del Código Penal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *