AUF INCLUYÓ A OFI EN SU PROTOCOLO SANITARIO

La Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) envió a los clubes el borrador del protocolo sanitario para recibir propuestas y ser enviado luego a la Secretaría Nacional del Deporte, a los efectos de que sea elevado al Ministerio de Salud Pública (MSP), pensando en el retorno a la actividad. La AUF, a través de profesionales de la Intergremial, elaboraron un plan que establece cuatro fases (de 0 a 4), cada una de las cuales tendría una duración de dos semanas hasta la Fase 4, que será de campeonato. Entre otras cosas, previo al inicio del plan, “se recomienda test diagnósticos previos y durante la competencia en todas las fases para todo el plantel, cuerpo técnico, sanidad y funcionarios (se deberá estudiar la viabilidad con cada institución deportiva)”, así como también “la vacunación antigripal previo al comienzo de los entrenamientos”. Luego de explicar en detalle qué se deberá hacer en cada fase para intentar no exponerse al contagio de coronavirus, el borrador de protocolo establece para OFI que, “teniendo en consideración las diferentes condiciones en infraestructura, recursos humanos y financieros de las instituciones deportivas del interior de nuestro territorio, se sugiere que de igual forma que puedan seguir el protocolo redactado para el fútbol profesional”. En ese sentido, se agrega que “de acuerdo a los recursos con los que dispongan, deberán de cumplir con el protocolo previsto y de esta forma mantener los niveles de prevención y seguridad de cada uno de los integrantes”. Test para todos Teniendo en cuenta lo antes señalado, “se recomienda realizar test diagnósticos previo y durante la competencia (evaluando la viabilidad de cada institución deportiva)”, y que “en caso de que un jugador comience con síntomas deberá ser analizado con los test recomendados, y sus contactos serán tratados de acuerdo a las pautas sanitarias del gobierno en ese momento”. Las pautas para el traslado de deportistas y las diferentes fases del entrenamiento son iguales a las redactadas para el fútbol profesional, es decir que cada uno tiene que trasladarse en su propio vehículo o a lo sumo de a tres en cada auto, o en transporte público alejado del resto de la gente, siempre con guantes y tapabocas que deberán ser provistos por los clubes. Se agrega además que “todas las instituciones y futbolistas deberán contar con un médico de referencia a quién consultar vía telefónica y/o presencial ante síntomas sospechosos de contagio de Covid-19”, así como que “el médico será el encargado de activar el protocolo sanitario recomendado por las autoridades”. El protocolo de la AUF se pondría en marcha una vez que el MSP diera el visto bueno para “la reactivación paulatina y criteriosa de todas las actividades”, entre ellas las deportivas”. El documento establece que las fases planificadas marcarán “los cuidados y medidas de protección personal y colectiva en función del tiempo y del riesgo de contraer la enfermedad”. La fase 0 La primera fase a llevarse adelante según el borrador de protocolo no incluye entrenamiento, pero sí la preparación previa. Así, se establece la interiorización sobre el aspecto médico de cada jugador, que tendrá contacto además con el cuerpo técnico y los preparadores físicos “para conservar lo mejor posible su estado atlético” durante el confinamiento. En tanto, 48 horas antes del primer entrenamiento se le entregará a los futbolistas la indumentaria, bajo estrictas medidas. Fase 1 La Fase 1 va desde el comienzo de los entrenamientos, de acuerdo a la situación epidemiológica. Entre otros aspectos, se indica que deberá controlarse la temperatura a cada funcionario y deportista, al aire libre, antes de ingresar a las instalaciones deportivas. En esta Fase 1 se habla de, entre otros aspectos, que “en los equipos que cuenten con una sola cancha de fútbol 11 para entrenamientos, el plantel será dividido en dos grupos con horarios diferentes de entrenamiento para evitar la gran congregación en un espacio reducido”, así como que “ambos subgrupos se dividirán a su vez en dos para ocupar una mitad del campo cada uno”. Y “en los equipos donde se cuente con gran superficie o dos o más canchas se podrá entrenar con todo el plantel al mismo tiempo con la separación antes mencionada”. Entre muchos aspectos, se indica que las charlas técnicas “se realizarán en lugares abiertos cuidando una distancia óptima de 2 metros entre cada uno de los participantes, en número reducido de personas”. Fase 2 Los planteles comenzarán a entrenar con mayor intensidad y de forma colectiva luego del reacondicionamiento físico individual pero sin contacto, estableciéndose que los futbolistas “serán evaluados por el médico del equipo al llegar al entrenamiento, con toma de temperatura y cuestionario de síntomas”, aunque ya se autoriza el uso de vestuarios y gimnasios, teniendo en cuenta varias medidas de seguridad, más allá de la distancia. Y las charlas técnicas podrán hacerse en lugares cerrados, manteniendo dos metros entre cada persona. Fase 3 En esta nueva instancia aparecen actividades “en espacios y en número de deportistas tradicionales de acuerdo con el trabajo de los preparadores físicos”, así como también “se comenzarán a generar partidos amistosos con el cuidado en los traslados”, tomando además otra serie de medidas, estableciéndose por ejemplo que las concentraciones “se realicen de forma individual y domiciliaria”, aunque “con el avance a Fase 4 y el inicio de la competencia, las mismas se realizarán en conjunto solo de ser inevitable, manteniendo los protocolos dispuestos de distanciamiento e higiene”. Fase 4 Aquí se marca el inicio de la competencia, manteniendo medidas básicas de seguridad e higiene que se establecen en puntos anteriores, que son muchas y variadas, abarcando diferentes aspectos-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *