El Papa rechaza la religiosidad rígida que causa turbación entre los cristianos

Redacción ACI Prensa El Papa Francisco rechazó la religiosidad rígida, la religiosidad de prescripciones que elimina la libertad del Espíritu Santo y la gratuidad de la resurrección de Cristo, provocando turbación en los fieles. Así lo señaló el Pontífice durante la Misa celebrada este viernes 15 de mayo en Casa Santa Marta, donde explicó que al principio del cristianismo había tiempos de paz y tiempos de persecución, y también tiempos de turbación. Esa turbación estaba causada por actitudes rígidas por parte de algunos cristianos, actitudes que llevan a los apóstoles a escribir la carta que figura en la Primera Lectura, del Libro de los Hechos de los Apóstoles. En ella, los apóstoles escriben a cristianos que procedían del paganismo: «Hemos sabido que algunos de nosotros, sin haber recibido ningún encargo, han venido a turbaros con discursos que han trastornado vuestros ánimos». «Estos cristianos», explicó el Pontífice, «que provenían de entre los paganos, habían creído en Jesucristo y recibido el bautismo. Estaban felices. Habían recibido el Espíritu Santo. Del paganismo al cristianismo, sin ninguna etapa intermedia». Sin embargo, entre los cristianos procedentes del judaísmo, estaban los que se llamaban «judaizantes», que defendían que los convertidos procedentes del paganismo debían hacerse judíos como paso intermedio antes de ser cristianos. Defendían que «si uno era pagano, primero debía hacerse hebreo, un buen judío, y luego hacerse cristiano. Para seguir la línea de la elección del pueblo de Dios». «Y estos cristianos no entendían esto: ‘¿Somos cristianos de segunda clase? ¿No se puede pasar del paganismo directamente al cristianismo? ¿Es que la resurrección de Cristo no ha dado cumplimiento la antigua Ley y la ha llevado a una plenitud todavía más grande?’. Estaban turbados y tenían muchas discusiones entre ellos». Aquellos judaizantes «eran personas que, con argumentos pastorales, argumentos teológicos, también alguno moral, sostenían que no, que se debía seguir ese recorrido. Y eso ponía en discusión la libertad del Espíritu Santo, incluso la gratuidad de la resurrección de Cristo y de la gracia. Eran metódicos, y también rígidos». «Habían reducido la Ley, el dogma, a una ideología: ‘Se debe hacer esto, esto y esto’. Una religión de prescripciones. Y con esto eliminaban la libertad del Espíritu. Y la gente que lo seguía era gente rígida, gente que no se sentía cómoda. No conocía la alegría del Evangelio». Para ellos, «la perfección del camino para seguir a Jesús era la rigidez. Se debe hacer esto, esto, esto… Esta gente, estos doctores, manipulaban la conciencia de los fieles, y los hacían volverse o rígidos o se marchaban». El Papa señaló que ese es el motivo por el que «repito muchas veces y digo que la rigidez no es del buen Espíritu, porque pone en cuestión la gratuidad de la redención, la gratuidad de la resurrección de Cristo». Además, explicó que esta rigidez se ha repetido a lo largo de la historia: «Pensemos en los pelagianos, en estos rígidos famosos. Y también en nuestros tiempos. Hemos visto algunas organizaciones apostólicas que parecían bien organizadas, que trabajaban bien, pero todos rígidos, todos iguales uno al otro, y luego hemos sabido de la corrupción que había dentro, incluso en el fundador»


Evangelio Juan 16:5-11 5 Pero ahora me voy a Aquel que me ha enviado, y ninguno de vosotros me pregunta: «¿Dónde vas?» 6 Sino que por haberos dicho esto vuestros corazones se han llenado de tristeza. 7 Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, no vendrá a vosotros el Paráclito; pero si me voy, os lo enviaré: 8 y cuando él venga, convencerá al mundo en lo referente al pecado, en lo referente a la justicia y en lo referente al juicio; 9 en lo referente al pecado, porque no creen en mí; 10 en lo referente a la justicia porque me voy al Padre, y ya no me veréis; 11 en lo referente al juicio, porque el Príncipe de este mundo está juzgado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *