PASANDO RAYA Atlético Florida 2 – Quilmes 1

Gran victoria del albiceleste de la Piedra Alta en un nuevo clásico por la 2da. fecha del Campeonato Apertura “Ricardo Ligüera”. Atlético Florida había sorteado con éxito el escollo de otro clásico contra España en el arranque de un torneo que le planteaba un fixture complicado. Con dificultad y sufriendo sacó los 3 puntos del “Alvaro Yanes” y hoy era momento de confirmar, esta vez en calidad de local, para que está este equipo de Dolara. Y en base a actitud, a disciplina táctica y a una tarde inspirada de su capitán, el goleador Gustavo Iturburo, Atlético logró someter, no sin pasar zozobras al final, al campeón defensor Quilmes. El encuentro comenzó siendo favorable al albiceleste pero a los 9 o 10 minutos el visitante logró emparejar las acciones. Tanto es así que el árbitro Alanís le anuló, acertadamente, un gol convertido por Bautista por infracción del atacante. A los 22 minutos y monedas, tras un centro llovido, el arquero Quiroga calcula mal su salida y tiene la fortuna que el cabezazo de Carvalho impacte en su caño izquierdo antes de irse afuera. El partido mantenía una pareja intensidad pero las fricciones entre los actores comenzaron a desvirtuar el juego y a complicarle la tarea al árbitro Alvaro Alanís, quien con carácter y experiencia fue encausando las acciones. Cuando nada lo hacía prever una pelota sin demasiadas pretensiones llega al área grande quilmense; Torres envía el balón hacia Iturburo y este, que venía “relojeando” al defensa, acomodó su cuerpo para provocar el impacto de un impulsivo Riviezzi que con demasiada vehemencia fue a buscar el balón. En vez de encontrar el esférico encontró el físico rival. Con picardía y oficio el capitán albiceleste fabricó un penal bien sancionado por Alanís. Ejecutado con tranquilidad, el goleador esperó que Alves se jugara hacia la izquierda y acarició el balón arriba a la derecha del portero, dejándolo desairado. A los 35 minutos nuevo gol anulado a Quilmes. Tras furibundo remate de Gómez desde la derecha, el balón superó la estirada de Quiroga y entrando por el segundo palo, Cappi impulsó el balón a las mallas pero, a instancias del 2do. asistente, el juez anuló la conquista. Así se fueron al descanso. Apenas algo más de 8 minutos transcurría del complemento cuando Walter Olivera, en forma premeditada e irreflexiva, aplica un codazo a un rival y es correctamente expulsado con roja directa. Era esperable que el local acusase el impacto de quedar, no solo en inferioridad numérica sino también de perder a su conductor futbolístico. Para asombro de todos, no fue así. En base a concentración y disciplina táctica y encomiable actitud logró forjar un bloque sin fisuras que se cimentó en una buena faena de la línea de 4 final, especialmente la pareja de zagueros Dorao-Tristant, bien secundados por los laterales. Tomás Pérez y Torres se sacrificaron muchísimo para respaldar a Moreira en el mediocampo y así evitar la llegada cómoda de los volantes rivales al área propia. Y a los 33 minutos llega la obra maestra de Iturburo. En un contragolpe realizó control orientado y prácticamente sin mirar, con la intuición que solo es patrimonio de los goleadores natos, detectó el adelantamiento del arquero rival y le lanzó un disparo bombeado con la dirección y la velocidad óptimas para hacer estéril el esfuerzo de Alves que con desesperación vio como la bola caía a sus espaldas. Golazo. Quilmes debía asumir la responsabilidad de remontar 2 goles en el último tramo del encuentro. Los del Mercado fueron y fueron con pundonor, no en vano ostentan la corona desde la temporada anterior. Primero descontaron con un muy buen cabezazo de Ariceta tras centro enviado desde la derecha por Lacuesta. Esto acicateó a los de la “V blanca” que en los descuentos casi lo empatan con otro cabezazo, esta vez de Riviezzi. Final con triunfo local que lo deja solitario en la punta de la tabla de posiciones. Dos partidos jugados, dos ganados. Importante pero no decisivo. Esto recién empieza. Profesor Daniel Machado– Comentarista (Sport Manía)


NO ALCANZÓ, DERROTA CLÁSICA 2 A 1

Nuestro Primer equipo perdió en la tarde de ayer por la segunda fecha de Apertura » Ricardo Liguera» ante Atlético por 2 a 1. Una vida dedicada al fútbol me ha ensañado que cuando gano lo hago sin jactarme y cuando pierdo lo hago sin excusas. Después de lo vivido en el Lacassy Loroña y analizando el partido en la tranquilidad de mi casa llego a las siguientes conclusiones: Atlético convirtió 2 goles, uno de penal y otro gol de otro partido, pegando en los momentos claves del juego; tuvo alguna chance peligrosa más, recuerdo una pelota muy difícil que le pica a nuestro golero y este a puro reflejo la tira al córner y por más que busco no encuentro chances claras, claras. Atlético se quedó con 10 por la expulsión de Olivera y sin ninguna duda debió quedarse con 9 porque Alanís debió expulsar a Moreira, NO LO HIZO, y Moreira inexplicablemente jugó los 90 y pico minutos de partido…en fin. Defendió con eficiencia, siendo un equipo bien agrupado que le dificultó los caminos para llegar al arco a nuestro equipo; no obstante ello cuando Quilmes fue por banda, sobre todo a partir del ingreso de Lacuesta y sobre todo cuando Lacuesta fue por derecha Quilmes acumuló los mejores minutos en el partido. Descontó y pudo empatarlo, pero no alcanzó. Que tuvo Quilmes…? Quilmes pegó dos pelotas en los palos; se le anularon dos goles, uno por presunto faul y otro por presunta posición adelantada, jugadas DUDOSAS por llamarlas de alguna manera y no me estoy contradiciendo con lo que dije antes, no me estoy excusando, estoy contando lo que pasó. A Quilmes le costó encontrar su juego de velocidad y buen trato de pelota; mérito del rival..? si posiblemente…. pero también hubieron algunos jugadores de nuestro equipo que nunca le supieron encontrar la vuelta al partido. Guardia no se guardó nada, puso todo lo que tenía y Quilmes en desventaja salió a buscar, fue y pese a que Atlético se defendía bien encontró en un desborde de Lacuesta y cabezazo de Ariceta el 1 – 2. Movieron, recuperó y siguió atacando; en la hora jugada calcada, otra vez Lacuesta, desborde y Riviezzi por milímetros no lo empató. No alcanzó. Todo el mundo habla, todo el mundo opina, algunos lo hacen con respeto y otros chicanean; lo concreto es que van dos fechas de Campeonato, falta mucho, la raya se pasa al final de la temporada. En la Temporada 2019, a esta altura del Campeonato, con dos fechas jugadas Quilmes tenía 3 puntos, igual que ahora; ya sabemos lo que pasó. A seguir trabajando, a corregir lo que hay que corregir y a no perder la perspectiva. Entre viernes y domingo se jugaron 3 clásicos, Quilmes ganó 2, convirtió 9 goles, perdimos 1 partido y el rival nos hizo 2 goles, esa es la verdad, y la verdad es la realidad. La revancha deportiva está a la vuelta de la esquina, viajamos a Sarandí, Boquita nos espera. Hay orden de no aflojar. Que así sea. Jugaron por Quilmes ayer: Alexander Alves, Nicolas Gómez (Marcelo Bruschi), Franco Ariceta, Matías Castro, Maximiliano Riviezzi, Mathías Alvarez (Kevin Lacuesta), Santiago Barboza (Facundo Spinelli), Mariano Cappi, Cristian Zabaleta, Damián Bautista (Juan Ramón Fernández), Pedro Carvalho. Completaron el banco de suplentes: Ezequiel Barceló, Carlos Fernández y Germán Balzaretti. D.T: Leonardo Guardia – A.T: Pablo Fábrega – Entrenador Arqueros: Fabián Aguilera – P.F: Juan Pablo Varela – Médico Dr. Ariel Pisano – Kinesiólogo: Martín Labandera – Equipier: Lucas Barudi – Delegado: Alvaro Pírez. COMENTARIO: Héctor Bruno. Publicado por AZUL CON LA V BLANCA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *