Burn out: Quemado por el trabajo. Síntomas y soluciones

La importancia del cuidado de los trabajadores que sufren el Burn out (quemado por el trabajo) por un desgaste de tanta empatía.

Burn out es el estrés laboral o profesional, u ocupacional y el síndrome de desgaste profesional y va a tener que ver con el gasto por empatía. Se pierde la esperanza de satisfacción por el trabajo y cualquier cosa que se pueda hacer es inútil.

El burn out es de lento proceso sutil que es por faces y el que es afectado, es el último en darse cuenta. Algunos síntomas como la facilidad para enojarse, cansancio, ansiedad, depresión la definen.

Las personas sufren incendios bajo el efecto que produce la vida, sus recursos internos terminan de usarse sin haber más y queda un gran vacío interior.

Este síndrome tiene síntomas de agotamiento emocional, despersonalización,  sensación de reducido logro profesional, y se acompaña con aspectos de trastornos físicos, conductuales y problemas de relacionamiento personal.

El burn out se mide mediante un cuestionario autoadministrado, y tienen mucha aceptación. Es un tipo de estrés laborable prolongado, en situaciones laborales emocionalmente demandantes.

El burn out es una fase final del estrés laboral, se ve en un creciente números de trabajadores. En la voluntad de adaptarse y de responder eficazmenta en las demandas y de presiones laborales, se esfuerzan de un modo intenso y sostenido en el tiempo, con una sobre exigencia que originan un importante riesgo de contraer enfermedades biopsiquicas, afectando el rendimiento y calidad del profesional.

El burn out no es un estado sino un proceso de desgaste en donde el idealismo laboral disminuye, por falta de logro, de soporte, de reconocimiento, agravando con la creciente competitividad, unido a falta de expectativas, de solución, etc.

La dimensión institucional es fundamental a la hora de prevenir el burn out, o de corregir las pautas organizacionales que lo producen. Está asociado a varias faltas: faltas de valor social a la profesión, falta de descanso, falta de recursos, falta de tiempo, falta de retribución, falta de estímulo de parte de la institución.

Sobrecarga de demanda laboral, multiempleo y presión horaria, caída del valor social de la profesión, de los reconocimientos institucionales, horarios excesivos, aumento de la fragilización laboral aumenta dicho trastorno.

Toda lógica autoritaria, tiende a generar mayores niveles de estrés laboral. Cuando una persona es expuesta a situaciones extremas puede resultar desbordado y está en condiciones de traumatizarse secundariamente.

El estrés se esconde detrás de síntomas: Trastornos digestivos, contractura, insomnio, cefalea, hipertensión, colon irritable, siendo la causa de la consulta, pero no el estrés.

En biología, la alostasis describe el proceso a través del cual el cuerpo sometido a situaciones de exigencia o estrés logra recuperar su estabilidad realizando cambios de comportamiento fisiológico o psicológico que le permitan mantener un equilibrio estable, considerando también las exigencias futuras.

¿Cuándo funciona mal nuestra carga alostasica? Cuando no se desliga en el momento correcto, cuando no nos adaptamos, cuando repetidamente y crónicamente activamos los principales sistemas del cuerpo haciendo que estos se vuelvan contra sí mismos y estos fallen. La reacción al estrés nos ayuda cuando las condiciones son agudas, pero cuando está activado crónicamente puede hacer daños severos y acelerar enfermedades (biopatias)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: