Católico de Hong Kong es nominado al Premio Nobel de la Paz

El líder católico de 82 años, Martin Lee Chu-ming, presidente fundador del Partido Demócrata de Hong Kong y reconocido como uno de los defensores más destacados de la democracia y los derechos humanos del territorio, ha sido nominado al Premio Nobel de la Paz de este año.

Durante casi 40 años, Lee, quien es apodado el “Padre de la democracia” en Hong Kong, ha estado manifestando por el sufragio universal en su región. Fue presidente fundador en 1990 del primer partido en favor de la democracia de Hong Kong, los Demócratas Unidos de Hong Kong, y dirigió al sucesor del partido, el Partido Demócrata, mientras se desempeñaba en la legislatura del territorio durante más de dos décadas.

Lee también ayudó a redactar la Constitución de Hong Kong.

Los miembros del Partido Conservador Noruego, Mathilde Tybring-Gjedde, y Peter Frolic, nominaron a Lee para el nobel, calificando al abogado como “una fuente de inspiración para el movimiento prodemocrático en Hong Kong y defensores de la libertad en todo el mundo”.

La policía de Hong Kong arrestó a Lee, junto con otros 14 manifestantes a favor de la democracia, el 18 de abril de 2020. Lee fue arrestado por participar en protestas del 2019 contra un proyecto de ley de extradición, ahora retirado, que habría permitido al Gobierno chino extraditar a presuntos delincuentes de Hong Kong a tierra firme para ser juzgados.

Lee se encuentra actualmente en libertad bajo fianza con un juicio que comenzará el 16 de febrero.

Hong Kong es una región administrativa especial de China. Los hongkoneses disfrutan de la libertad de culto y evangelización, mientras que en China continental hay una larga historia de persecución contra los cristianos que van en contra del Gobierno.

Millones de ciudadanos de Hong Kong, incluidos muchos católicos, han participado en los últimos años en protestas en favor de la democracia a gran escala en la ex colonia británica, que llegaron a un punto crítico durante el verano de 2019. En los últimos años, Beijing ha reforzado el control sobre el territorio de la isla con una oleada de represión.

Una nueva Ley de “Seguridad Nacional” para Hong Kong entró en vigor el 1 de julio de 2020, impuesta directamente por Beijing. Ha sido criticada por ser demasiado amplia en sus definiciones de terrorismo, sedición y colusión extranjera.

Según la ley, una persona condenada por los delitos antes mencionados recibirá un mínimo de 10 años de prisión, con posibilidad de cadena perpetua.

Durante agosto de 2020, varios destacados activistas por la democracia fueron arrestados y acusados, incluida Agnes Chow, una activista católica por la democracia de 23 años. Chow ha sido franca en su apoyo a los derechos civiles en la ex colonia británica.

También entre los arrestados en agosto se encontraba Jimmy Lai, un ejecutivo católico de los medios de comunicación que ha apoyado al movimiento prodemocrático de Hong Kong durante los últimos 30 años. Una banda de casi 200 agentes de policía arrestó a Lai el 10 de agosto, junto con al menos otras nueve personas relacionadas con Apple Daily, el periódico que Lai fundó en 1995.

Después de esos arrestos, el administrador apostólico, Cardenal John Tong Hon, escribió al clero local advirtiéndoles que no mencionaran la política en sus homilías, según Apple Daily.

Lai estuvo en libertad bajo fianza por un tiempo, pero a principios de diciembre fue acusado de colusión extranjera. Si es declarado culpable, podría recibir una cadena perpetua. Lai también fue acusado a principios de diciembre de 2020 de violar los términos de un contrato de arrendamiento para su empresa, Next Digital Media.

Después de otro breve período en libertad bajo fianza, se ordenó que Lai regresara a la cárcel el 31 de diciembre, donde permanecerá hasta una audiencia este mes. Se espera que su juicio comience en abril.

En noviembre, tres de los activistas a favor de la democracia, incluido Chow, se declararon culpables de cargos relacionados con su papel en una “asamblea ilegal” en 2019. El mes siguiente, fueron condenados a meses de prisión, con la posibilidad de que enfrentar más cargos.

El 6 de enero de 2021, la policía de Hong Kong arrestó a más de 50 personas por aparentes violaciones de la ley de seguridad, incluidos varios políticos y organizadores que participaron en «primarias» no oficiales para elegir candidatos de la oposición en las próximas elecciones en Hong Kong.

El territorio estaba programado para celebrar elecciones parlamentarias durante septiembre de 2020, pero los funcionarios las pospusieron, citando los peligros planteados por la pandemia de coronavirus.

En los últimos meses, la Diócesis de Hong Kong ha emitido directivas a las escuelas católicas sobre “fomentar los valores correctos de la identidad nacional” y respetar los símbolos nacionales chinos, incluida la bandera y el himno nacional. También ha bloqueado una campaña publicitaria católica a favor de la democracia y una oración que se publicaría en los periódicos locales.

La Diócesis de Hong Kong permanece sin un obispo permanente, ya que la diócesis ha sido dirigida desde 2019 por el Cardenal Tong, quien se retiró en 2017 y fue retornado después de que el anterior obispo de Hong Kong muriera inesperadamente.

La semana pasada, Gran Bretaña abrió un nuevo camino hacia la ciudadanía británica para los habitantes de Hong Kong, otorgando a quienes tenían el estatus de nacional británico (en el extranjero) para vivir, estudiar y trabajar en Gran Bretaña durante cinco años y, finalmente, solicitar la ciudadanía, informó NBC News. Se espera que unos 300.000 hongkoneses aprovechen la visa y abandonen Hong Kong, proyecta el gobierno británico.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: