Dos Sacerdotes de Durazno se dedican a alejar a jóvenes de las drogas y otros problemas.

Desde la Parroquia San Pedro Durazno hay dos Sacerdotes que se dedican a la ayuda de jóvenes con problemas de adicciones como drogas y alcohol.

Este apostolado se viene desarrollando de forma callada y entre los fieles, una gran obra social en la ayuda de jóvenes sin rumbo y sin la ayuda necesaria para salir de esa situación. Los Sacerdotes son Padre Roberto y Padre Hernando y son tres los jóvenes que iniciaron este camino de recuperación.
Los jóvenes fueron llevados a la Fazenda de la Esperanza en Cerro Chato, lugar de recuperación. Pero fué un gran desafío, como lo dice el Padre Roberto en una publicación: “Después de un buen tiempo de encuentros, reuniones, desayunos, meriendas y baños en la parroquia; después de mucha paciencia de mi parte y de parte del Padre Hernando; después de varias llamadas para contactos en busca de oportunidades para ellos, con mucha colaboración de la comunidad, ayer los llevamos a la Fazenda de la Esperanza, en Cerro Chato, dónde se espera que sepan aprovechar para recomenzar su vida.

También se realizaron varios pedidos a la comunidad de la Parroquia San Pedro ya que los chicos necesitaban ropa, dinero, un mate, bombilla y termo (esto ayuda mucho a evitar la ansiedad de las drogas y el alcohol) y por la pandemia se necesitaba un juego de mate para cada uno.

Dentro de 12 meses estas personas vuelven a la normalidad y el Padre Roberto en la publicación expresa: “Recemos por los tres. Que el Amor y la Misericordia de Dios sean más fuertes que los vicios, y vuelvan, dentro de 12 meses, como criaturas nuevas. Dios los bendiga! Yo los acompaño con cariño y oración!”



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: