¿QUE ES DE TU VIDA ? A CINCO AÑOS DE LA COPA NACIONAL DE OFI

Joaquín Rovetta: “Me saco el sombrero por todos mis compañeros” Nadie del mundo fútbol en Palmira podrá por mucho tiempo olvidarse de la lluviosa noche del 9 de abril de 2016 cuando a falta de 9’ para el final, que en realidad serían 14’ por la suma de los 5’ de recuperación, Joaquín Rovettasuperaba al golero Maximiliano Grajales de Durazno, para que el “Evelio Isnardi” se viniera abajo con el grito de ¡gooool! Con ese 1 a 0 que resultó definitivo y el 0 a 0 conseguido en el Estadio “Landoni” de la capital del Yí, la histórica albiceleste palmirense conseguía para el sector del fútbol de Soriano Interior el título de Campeón Nacional de selecciones de O.F.I. Hazaña casi inexistente (*) para una selección de una Liga no capital. El mismo autor del gol de la emotiva consagración resultó ser el máximo artillero de la temporada 2016 de todo el interior de acuerdo a la estadística liderada por el periodista colonienserochense Alejandro Romillo del G.I.E.F.I. (Grupo de Investigaciones y Estadísticas del Fútbol del Interior) en las que se contabilizan todos los goles que a lo largo y a lo ancho de todo el país convierte cada jugador en cada partido oficial que se disputa por cada campeonato (local, departamental y nacional de clubes y selecciones) en cada temporada. El que unos días antes oficiando de albañil, junto a todo un pueblo que colaborando de una forma u otra se puso el compromiso al hombro y contra el tiempo cronológico y el climático, habían conseguido la primera victoria de construir esa tribuna que la siempre puntillosa OFI exigía para que Palmira pudiera ser local en la final. Está patente la imagen de Joaquín y su grito de gol, la montaña de jugadores y las más de cuatro mil gargantas enronqueciendo a coro. Ayer hizo 5 años, nada como quien dice. Más teniendo en cuenta que por la maldita pandemia nos quedamos sin fútbol todo el año pasado y con este presente cargado de incertidumbre pero con el aliciente de poder recurrir a semejantes recuerdos que en este caso no lo es por reciente sino porque entró en los que sin cuestionamientos ostentan el certificado de inolvidables. Los efectos del campeón Aquel rendimiento permitió que de distintos clubes apareciera el interés por Joaquín, recalando en Central de San José. Pese a que debió soportar pubalgia no se vio impedido de realizar una actuación destacada con la casaca albinegra centralista continuada después en la selección josefina. En 2018 regresó a Polancos y jugando el departamental con la selección palmirense sufre en Dolores rotura de ligamentos que en febrero de 2019 lo hizo pasar por el quirófano con la idea de no jugar durante todo el año. El pensamiento inicial de mantenerse inactivo fue roto el 11.09.2019 cuando concluido el campeonato Revancha fue parte de aquel pico de 32’ del enfrentamiento entre Polancos e Higueritas que en la primera fecha de este mismo torneo había quedado trunco por el corte de energía eléctrica producido en cancha de Agraciada. Su participación se redujo a 20’ al ser expulsado por protestar fallos. La pandemia declarada en 2020 tornó indecisas las perspectivas de que hubiera fútbol no permitiendo, por lo menos a este cronista, elaborar el tradicional estado de situación de los planteles augurando una nueva temporada. La imposibilidad de que se pudiera jugar salpicada con reiteradas falsas alarmas que prometían revertir la inactividad ocupaban las coberturas informativas. La posterior definitiva paralización daba espacio para ponerse a pensar en qué sería de algunos jugadores, como Joaquín Rovetta por ejemplo. El 2021 nos encontró con la entrevista pendiente hasta que cuando planificamos el contacto caímos en que casualmente coincidía con el primer lustro de la conquista nacional sirviéndonos para cumplir con aquello de matar dos pájaros de un tiro. Saber de Joaquín y rememorar la hazaña y de alguna manera traer al presente a todos los hacedores de este tremendo trozo de historia. Desde el primero al último. Trabajando en Santa Lucía En el inicio de la entrevista nos sorprendió oírle decir “Estoy acá en Santa Lucía trabajando. Hace un año. Desde que empezó la pandemia estoy acá. Ando con la empresa que hizo el bypass en Palmira. Arranqué allá y ahora ando por acá” comentándonos que está en los trabajos de construcción de la vía férrea de UPM. Sobre el fútbol, después de repasar lo que fue el período pos operatorio y su brevísima reaparición, Joaco nos comenta que en 2020 “Arranqué la pretemporada. Estaba allá (en Palmira) y arranqué lindo, viste que yo soy medio gordito siempre. Empecé a entrenar, arranque buenazo hasta que me llamaron de la empresa que tenía que venir para Santa Lucía y ahí…” Consultado sobre sus perspectivas de jugar “Me hablaron algunos cuadros de acá, me llamó un cuadro de San José… Lo que pasa es que yo trabajo 15 días, tengo libre un fin de semana por medio. Trabajo dos semanas de corrido y libro el viernes, me voy sábado y domingo y vuelvo y trabajo 15 días de lunes a lunes, 12 horas por día. Cuando me llamaron los cuadros de acá les dije que los fines de semana que corto quiero ir a ver a mi familia. Aparte me estoy haciendo la casa con Fátima. No, no, no. Ya fui a San José una vez. No ya está. Era más gurí.” Esa respuesta que podía hacer suponer su adiós a las canchas se diluye al contestar “La idea mía, lo que tengo en la cabeza, es terminarme la casa, irme y volver a jugar en Palmira. La idea de futuro, después que termine acá es irme a jugar a Polancos. Irme para allá para el pueblo, quedarme allá y jugar en el club mío. Es la idea que tengo ahora pero no se sabe nunca por el tema del trabajo. Un amigo de allá me decía que ya no jugaría más por las lesiones. Yo le decía que no. Yo sólo tuve dos lesiones grandes en mi vida. La pubalgia que arrastré de San José y que por suerte me curé y los ligamentos que es algo que le puede pasar a cualquiera. Me operé y quedé bien. Después yo nunca estuve lesionado. Ni desgarro, nunca nada. Tengo 28 años, este año cumplo 29, quiero jugar aunque sea dos o tres años más. Yo tengo problema de engordar por la tiroides y me trato de cuidar. Acá (en Santa Lucía) iba a un gimnasio para matar el tiempo también y porque me hace bienpero ahora se paró todo. Yo lo extraño en pila al fútbol. Es lo único que me gusta hacer. Tengo la espina de volver a ganar algo grande. Quiero volver a ganar una Copa OFI de selecciones o de clubes. Me gusta mucho la competencia.” Aquel 9 de abril de 2016 “La Copa… Uno cada día que pasa se da cuenta lo que logró al ser del interior. Las capitales llegan a cada rato a la final. Cada año te das cuenta lo que lograste y a mí como futbolista me dan ganas de volver a ganarla de vuelta. Es la ilusión que tengo con el pueblo. Sé que hay una camada todavía de jugadores muy buena, de toda la zona, para pelear… Te ponés a pensar y estamos casi todos. Son cuatro cinco nomás que no están. Recuerdos muchos. Recuerdo mucho el viaje a Durazno de la primera final, recuerdo que nos esperó la gente a la salida, recuerdo la charla de Patricio (Urán) previa a la final que pasó la batucada, ya ahí entrás en un clima y bueno después llegar a la cancha con ese mundo de gente que ojalá se volviese a repetir pero sabemos es un tema complicado. Me quedo con las fotos, los recuerdos, tengo pocos videos y con la ilusión de seguir jugando y llegar de vuelta a lo más alto. Me acuerdo de todo el proceso.“ Aquella selección “El compañerismo que tenía el equipo era impresionante. Tirábamos todos para el mismo lado y eso fue lo que llevó al triunfo. Me saco el sombrero por todos mis compañeros. Lo dije cuando fui a recibir el premio a Minas que lo de mejor jugador del interior no era mío sino de todo el plantel. Fui el elegido nomás de todo el grupo. Recuerdos miles. Miro fotos, a veces escucho y miro los videos del gol de la final o de los otros partidos y se me cae alguna lágrima porque soy muy sensible en todo lo del fútbol. Todavía va a pasar un tiempo y vamos a tardar en caer de lo que logramos todo el grupo y la gente… La gente… sin palabras.” (*): La única hasta ese momento había sido la de Maldonado Interior (Zona Oeste) en la edición del campeonato 1995/96 (Por entonces los torneos del Interior de selecciones comenzaban en diciembre y finalizaban al año siguiente.) Alfredo Zaldúa (G.I.E.F.I.)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: