TENDENCIAS CLIMÁTICAS PARA DICIEMBRE, ENERO Y FEBRERO.

TENDENCIAS CLIMÁTICAS ESTACIONALES

La tendencia se realiza en función de la actual coyuntura climática, las relaciones estadísticas históricas demostradas entre el clima local y condiciones de temperatura de superficie del mar remotas y las salidas de los modelos climáticos de predicción en centros de investigación internacionales. El informe de Tendencias Climáticas Estacionales se presenta en forma de sesgos en la distribución de probabilidad, es decir, en función de la probabilidad que el registro del trimestre entre en el tercil superior, medio o inferior de la distribución climatológica. En ausencia de sesgos, se debe esperar con igual probabilidad (33%) cada uno de los tres casos. En este informe se indican solo aquellos resultados estadísticamente significativos.

Precipitación

Para el trimestre diciembre-enero-febrero en general se espera que las precipitaciones se encuentren por debajo de lo normal en todo el país. En particular, las tendencias en precipitación separan al país aproximadamente en la latitud 33ºS (Figura 1). En concreto, en la región norte se asigna 50% de probabilidades al tercil inferior, 35 % al tercil medio y 15% al tercil superior. Por otro lado, la región sur tiene 45 % de probabilidades de precipitaciones en el tercil inferior, 35 % en el tercil medio y 20 % en el tercil superior.

Temperatura

La temperatura media esperada para diciembre-enero-febrero tiene un sesgo hacia temperaturas altas en todo el país. Al igual que en las precipitaciones, la tendencia separa al país aproximadamente en la latitud 33ºS (Figura 2). En la región norte se asigna 45 % de probabilidad al tercil superior, 35 % al tercil medio y 20 % al tercil superior, mientras que al sur la probabilidad de que la temperatura se encuentre en el tercil superior es 40 %, y tanto en el tercil medio como en el inferior hay 30 % de probabilidad. Este sesgo está principalmente definido por las temperaturas máximas.

Estado de los océanos

Las temperaturas en el Océano Pacífico ecuatorial indican condiciones de La Niña moderada a fuerte, con probabilidades de que el fenómeno se intensifique levemente duramte el verano, y que persista hasta otoño del 2021. Actualmente, los índices de las regiones Niño 1+2, Niño 3, Niño 3.4 y Niño 4 registran valores anómalos de -0.7°C, -1.4°C, -1.5°C y -0.7 °C respectivamente. Se destaca que durante los últimos meses la circulación atmosférica ha estado respondiendo al patrón oceánico asociado al evento Niña, permitiendo un acoplamiento océano-atmósfera y favoreciendo la intensificación del fenómeno. Por otro lado, el Océano Pacífico está caracterizado por un intenso gradiente térmico, con anomalías positivas de temperaturas de superficie del mar en el Océano Pacífico norte y anomalías negativas en el Océano Pacífico ecuatorial y sur, lo cual intensifica el efecto de La Niña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: