• 7 de octubre de 2022

Jesús nos fortalece para que cambiemos de vida

Dic 24, 2021

San Pablo subraya el papel de la gracia que Jesús ha traído: «enseñándonos a que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, llevemos ya desde ahora una vida sobria, justa y piadosa, aguardando la dicha que esperamos y la manifestación de la gloria del gran Dios y Salvador nuestro, Jesucristo» (Tit 2, 12-13). En el original griego, el verbo enseñar posee una connotación que va más allá del concepto de la mera transmisión de una doctrina, e incluye también la noción de dar fuerza, de infundir la capacidad de practicar lo que se aprendió, a la manera del águila cuando entrena a sus crías para el vuelo. La enseñanza que da la gracia penetra con vigor en lo más profundo del alma y, al hacernos amar lo que entendemos, nos vuelve aptos para practicarlo. Por lo tanto, nuestra inteligencia no puede abarcar esa mudanza que Jesús introdujo en la faz de la tierra. Necesitaríamos ojos divinos para contemplar todo el proceso histórico después del pecado original, desde Adán y Eva hasta el nacimiento del Redentor, y, a partir de aquí, la irradiación de la gracia, enseñando e infundiendo fortaleza a las personas para cambiar de mentalidad. No es diferente lo que el Apóstol resalta en el último versículo presentado en la segunda lectura: «El cual se entregó por nosotros para rescatarnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo de su propiedad, dedicado enteramente a las buenas obras» (Tit 2, 14).

La victoria comprada por el Niño Jesús al nacer en Belén

En este siglo XXI, en donde el mal se muestra con ostentación en la cúspide del mundo y prolifera con un dinamismo y delirio avasallador, Jesús continúa realizando su misión, pues a su obra no se le aplican las leyes de la botánica, en las que, plantada la semilla, el vegetal crece, da frutos y, completado su desarrollo, comienza a mustiarse. En el árbol divino plantado por el Salvador, o sea, la Iglesia, siempre brotarán nuevas maravillas, y cada vez más potentes. La terrible decadencia que hoy constatamos en la humanidad es para nosotros un signo de que habrá en nuestros días una gran manifestación del poder de Dios, sin precedentes en la Historia. La Redención obrada en el Calvario producirá ahora frutos más excelentes y numerosos que en la época en que fue consumada.

Ésta es la impostación de alma con la que debemos considerar la Navidad: mucha esperanza —y, por qué no decirlo, ¡certeza!— de que el Niño Jesús quiere concedernos a cada uno de nosotros la fuerza para abrazar el bien. Por consiguiente, no nos preocupemos con nuestra flaqueza, porque cuanto mayor sea, mayor será su acción sobre nosotros. Somos un campo donde Jesucristo va a demostrar su poder. Cuando observamos al Divino Infante representado en los pesebres, vemos por un lado la debilidad de la naturaleza humana y, por otro, su omnipotencia. Lo mismo nosotros: somos un receptáculo del poder de Dios que se manifiesta, sobre todo, en nuestra miseria y en nuestro nada. Llenemonos, entonces, de júbilo y confiemos en la voz del ángel que proclama: «Os anuncio una buena noticia». ◊

Fuente: Revista Heraldos del Evangelio, diciembre de 2021, Año XIX, N° 221.

Monseñor João S. Clá Dias, EP es fundador de los Heraldos del Evangelio.

2 comentarios en «Jesús nos fortalece para que cambiemos de vida»
  1. Muy lindo comentario y muy apropiado para estos tiempos donde, se va perdiendo el verdadero significado de la Navidad. Cada vez menos se olvidan que hoy es el cumpleaños del Niño Jesús. Es verdad que celebran la fiesta, pero no saben en realidad qué están celebrando. Urge formar sobre todo a las generaciones jóvenes en las nociones básicas y fundamentales de nuestra Religión, la Católica. Gracias por compartir tan interesante columna. Que tengan todos ustedes una santa y feliz Navidad.

Responder a Daniel S. Cancelar respuesta