Florida y Paraguay fortalecen hermanamiento con Asunción y buscan nuevos acuerdos entre gobernaciones y municipios

El intendente de Florida Ing. Guillermo López recibió este martes la visita del Embajador de la República del Paraguay en nuestro país el Sr. Rogelio Benítez. En el Salón de Honor Dr. Ursino Barreiro del Edificio Comunal se llevó a cabo un encuentro de entre las autoridades quienes reafirmaron la importancia de construir un espacio de comunicación e integración entre los pueblos paraguayos y uruguayos. Cabe destacar que Florida y Asunción mantienen un acuerdo de Hermanamiento firmado en el año 2011 por los intendentes de ambas ciudades en ese momento, los Sres. Carlos Enciso y Arnaldo Samaniego. Benítez arriba a Florida por segunda vez luego de recorrer el país y sus localidades impulsando el programa de integración denominado «Ñemongeta» (charlemos). En esta segunda etapa se encuentra desarrollando el plan «Oñondive» (juntos) que apunta a producir «hermanamientos» entre municipios y gobernaciones de ambos países; promoviendo el intercambio, tanto cultural, deportivo, social y económico. En este marco, los equipos de la embajada paraguaya y la Intendencia de Florida comenzaron a desarrollar una agenda de trabajo para la organización del acto conmemorativo al día de la «Paz del Chaco», firma del armisticio de paz entre Paraguay y Bolivia que puso fin a la Guerra del Chaco. Este acto se realizará el 12 de junio en la Plazoleta «Mariscal José Félix Estigarribia» ubicada frente al prado Piedra Alta. Por su parte el intendente Guillermo López señaló que «entre Florida y Paraguay existe una identidad e idiosincrasia que nos une». También hizo referencia a «generar las oportunidades de complementariedad e interrelacionarse para que todo crezca desde el punto de vista cultural, deportivo y de forma paralela las relaciones comerciales». Cada 12 de junio la República del Paraguay conmemora la Paz del Chaco. En efecto, el 12 de junio de 1935, Paraguay y Bolivia firmaron el Protocolo de Paz, luego de tres años de guerra por el territorio del Chaco. En el Protocolo de Paz se acordó el cese definitivo de las hostilidades que habían iniciado en septiembre de 1932, en medio de disputas territoriales entre Paraguay y Bolivia. Fue la guerra más importante en el continente sudamericano durante el siglo XX. Bolivia movilizó, en los 3 años de duración, 250 000 soldados y Paraguay 150 000, que se enfrentaron en combates en los que hubo gran cantidad de bajas, gran cantidad de heridos, mutilados y desaparecidos. Los distintos tipos de enfermedades, tanto físicas como psicológicas, la característica hostil del teatro de operaciones y la falta de agua y buena alimentación afectaron la salud de los sobrevivientes, a muchos de por vida. La guerra consumió ingentes recursos económicos de ambos países. El Paraguay sostuvo parte de las necesidades de su ejército con la gran cantidad de material bélico capturado en distintas batallas. Respecto al territorio, Paraguay recuperó aproximadamente 153.450 Km2 de territorio detentado por Bolivia, aunque posteriormente otorgó unos 17.225 km2, por el Tratado de Paz del 21 de Julio de 1938.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: