Siguiendo un legado, nota con el músico Gabriel Ordeix

Desde que comenzamos a tener este espacio en este medio escrito, sentía la necesidad y también el deseo de poder realizarle una entrevista a Gabriel, un excelente y virtuoso guitarrista que las andanzas en la música me llevaron a conocer, además de haber compartido participación de él en proyectos musicales que integraba, hace más de 10 años. Desde el Conocimiento previo y con la experiencia en esta nota, se ve reflejado, cómo de un estilo no tan popular en el interior llega a convertirse, con mucho estudio y esfuerzo en un guitarrista referente dentro del género (Metal, Metal clásico, etc). Muestra de eso también la humildad y sencillez para poder acceder hablar y tener esta nota con Gabriel Ordeix. ¿Qué significa la guitarra para ti? Para mí la guitarra ha sido parte de mi vida cotidiana desde siempre, mi padre y un hermano mayor son guitarristas de rock y siempre hubo esa atmósfera en mi infancia, aunque nunca se me había dado por estudiar el instrumento en profundidad hasta que vi un concierto en vivo de Ozzy Osbourne con Randy Rhoads y ahí enloquecí y quise tocar todos esos piques. Ese acercamiento a estudiar el instrumento ¿Cuándo se da? Ya viviendo en Mendoza grande y teniendo unos 16 años me puse a estudiar con el ya fallecido Pierino Cerruti y mi perspectiva de la música se amplió enormemente, formamos posteriormente (luego de algunos proyectos) una banda juntos, llamada Mourn of Deception que pasara luego a llamarse Euphocordia (con material de ambas en YouTube). Con esos inicios ¿cómo siguió ese camino más allá de bandas integrando? Luego pasé a tocar en una banda llamada Apeuma en Montevideo hasta principios de este 2020 tan peculiar. En el medio tuve la suerte de ser contactado por la marca de amplificadores Laney de Inglaterra y posteriormente Ibanez, de guitarras eléctricas siendo esponsorizado por ellos y recibiendo de ambos distintos beneficios, hecho que lastimosamente ocurre muy poco en nuestro país. Actualmente estoy trabajando en mi primer disco solista y muy entusiasmado con los primeros resultados, creo que es exactamente lo que quería hacer. Me nombrabas anteriormente a Pierino Cerruti ¿fue tu gran maestro, por decirlo de alguna manera? En cuanto a Pierino sin dudas fue más que un maestro de música, si bien conocí a raíz de él, la música que hoy consumo y hago, muchas de las visiones que tengo de la vida, también; las convicciones, por ejemplo, vos que lo conociste bien sabes que el tipo hacía exclusivamente lo que le gustaba así tuviera que sacrificar un montón de cosas, incluso las reglas y estándares sociales, un verdadero rebelde en ese sentido. Es verdad también que fui el músico con el que tuvo proyectos por más años por lo que vi de cerca su transformación compositiva que era cada vez más rica y en cierto punto cada vez más incomprendida como es natural cuando alguien tiene una visión más amplia que el común denominador. ¿Durante qué tiempo compartieron tocando juntos? Después de 13 años tocando con él yo me abrí de la banda para buscar un sonido más actual, lo tuve, lo viví y ahora sigo por un camino personal, independiente de las posibles modas, así como mencionaba que Piero mismo hacía. Por eso también llevo a modo de homenaje un anillo exactamente igual al que él usaba ¿Puedes describir ese sonido buscado de tu parte? En cuanto al sonido busco un sonido agresivo pero cristalino, es bastante difícil esa conjugación y más si buscas que tu guitarra corte entre el sonido del bajo y la batería. A mí me ha resultado mucho el sonido crunch del Laney Ironheart impulsado por un overdrive con tono en 10 y drive en 1, los efectos los saco de una pedalera digital, la Line 6 Helix precisamente. Los micros de la guitarra son de salida media, no me gustan los high gain, creo que son demasiado duros y difíciles de articular, pero no quiero ponerme técnico para el lector que no es músico. Y en el instrumento, la guitarra eléctrica en este caso ¿qué estás usando? Después en guitarras creo que probé todos los modelos y la Fender Stratocaster me pareció de lo más grandioso pero mi estilo demandaba otra cosa así que seguí buscando hasta que llegué a una Ibanez RG de 7 cuerdas y no hubo vuelta atrás hasta hoy. Muchos van por lo estético primariamente antes que sonoro, ¿Se puede decir que la Gibson Les Paul en la actualidad es una guitarra sobrevalorada? (Risas) ¡¡sí!!, esa misma, la adversaria de la Fender que es una guitarra de verdad…(piensa) en realidad, uno cuando busca un instrumento tiene que ver distintos y variados parámetros, para mí y siempre lo sostengo, una guitarra bien calibrada, con trastes nivelados y micros buenos ya sirve para casi cualquier situación. Después nos ponemos más fino ¿no? Después uno se va poniendo más fino y busca equilibrio, que las maderas resuenen y responda armónicamente, lindos acabados. En lo personal me gusta que el brazo sea perfecto para mi estilo por eso toco en ibanez, no hay otro brazo con mejores terminaciones a rasgos generales. Después el circuito tiene que tener los mejores componentes y en lo personal me gustan violas con trémolo flotante, deben ser de acero. Entonces entramos en precios, una guitarra así, con trabajo a mano hecho por maestros japoneses te sale nueva en USA (para tener un criterio) unos 2.000 dólares. Ahora me pregunto: por qué una guitarra con maderas jóvenes, con terminaciones malas, con una tecnología de los años 60, con errores graves en el brazo que donde lo mires feo se parte, ¿puede llegar a salir el doble que lo que acabo de describir? Ahí es cuando entra en juego la marca y creo que Gibson se ha aprovechado de que alguna vez fueron populares e hicieron instrumentos magníficos, para venderte un pedazo de tabla mal acabado en 5.000uss, también es la razón por la que han ido a quiebra, pero ese es otro tema, creo que es hoy día la marca más inflada que conozco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: