• 29 de junio de 2022

Amemos al Amor y tendremos la
verdadera paz –Mons. João S. Clá Dias, EP

May 23, 2022

«Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios» (Mt 5, 9). La séptima bienaventuranza promete el premio por excelencia, porque la filiación divina es la gracia más excelsa que un ser racional puede recibir. ¿Qué habría más elevado que ella? ¿Cómo medir la grandeza de ser miembro efectivo y real de la familia trinitaria? ¿Qué dignidad supera a la de pertenecer al linaje divino como coheredero de Cristo y miembro de la asamblea de los santos que claman por los siglos infinitos «¡Abba, Padre!» (Gál 4, 6)?

Sin embargo, para obtener tal dádiva, hace falta ser pacífico. ¿Qué significa eso? De la reflexión hecha sobre el Evangelio del sexto domingo de Pascua podemos sacar algunas conclusiones útiles para nuestra vida espiritual.

Ser pacífico quiere decir vivir en el amor y en la obediencia a Dios, cumpliendo sus sapienciales mandamientos. Así, el hombre pacífico es ante todo un guerrero intrépido, inflexible y persistente, un soldado que nunca vuelve a envainar su espada, sino que se mantiene en estado de vigilancia, sin fatigas ni relajamientos.

En efecto, ¿cómo se logra el dominio sobre las pasiones rebeldes sin disciplina? Es una quimera pensar que, liberando sus instintos animalescos, el corazón humano se vuelve libre. Al contrario, no hay esclavitud más vil y humillante que la de la concupiscencia, como se constata a diario en un mundo donde la permisividad casi no tiene límites. Por lo tanto, es menester empuñar vigorosamente la espada de la observancia.

Tampoco es tarea fácil someter nuestra caprichosa voluntad a la razón iluminada por la fe, ni doblegar nuestra presuntuosa inteligencia ante la luz de la sabiduría infinita que la supera. ¡Cuánta humildad y determinación se necesitan para obtener la verdadera paz! ¿Y quién alcanzaría esta victoria sin las virtudes de la mansedumbre y de la fortaleza? Por eso se hace indispensable la ascesis, el ejercicio espiritual, la lucha constante y feroz contra nuestros criterios erróneos y nuestros vicios.

Además, si sopesamos las seducciones de un mundo sumido en la dulzura y la sensualidad, ¿dónde hallaremos fuerzas para sobresalir entre la multitud y erguir casi nosotros solos la bandera del idealismo? Y a todo esto se suman las tentaciones del demonio, nuestro incansable y astuto enemigo… Entonces, ¿quién podrá ser pacífico?

La solución, querido lector, se encuentra en el título de este artículo [“Espíritu de amor y de paz”]. Se trata de la tercera Persona de la Santísima Trinidad, el Amor del Padre y del Hijo, el fuego divino capaz de consumir nuestras miserias y encender la llama del puro amor en nosotros. Sí, solamente la gracia del Espíritu Santo transformará pusilánimes en indómitos combatientes bajo las órdenes del Príncipe de la paz.

El Consolador nos enseñará el auténtico significado del amor, que no consiste en la satisfacción de instintos descontrolados e interesados, sino en la entrega generosa y total a Dios y a nuestros hermanos. Una vez inundados de santa caridad, seremos capaces de renunciar a nosotros mismos, oponernos al espíritu del mundo y rechazar las pérfidas sugerencias de Beliar. De esta manera, nos volveremos verdaderamente pacíficos, sometidos al Señor, en orden con nuestra conciencia y esclavos de amor del prójimo.

Invoquemos al divino Paráclito con determinación y perseverancia, seguros de que nuestro clementísimo Padre jamás le negará su Espíritu a quien se lo pida. Y oremos por la venida de un nuevo Pentecostés marial, pues por medio de Nuestra Señora será derramada esa gracia en nuestros corazones.

Así expresa el Prof. Plinio Corrêa de Oliveira ese anhelo en una oración que compuso: «María Santísima, Hija predilecta de Dios Padre, Madre admirable de Dios Hijo y Esposa fidelísima del Espíritu Santo, os suplicamos: logra especialmente del Paráclito que sople con toda la majestad, toda la fuerza, todo el calor de su gracia sobre los hombres, hoy tan sujetos al imperio de Satanás, de sus ángeles de perdición y de los obradores de iniquidad que tiene esparcidos por todo el mundo. Así serán creadas nuevas maravillas de Dios y será renovada la faz de la tierra, condición esencial para que sea auténtico, irradiante de gloria y duradero por los siglos vuestro Reino maternal sobre los hombres».

El Espíritu de amor y de paz es nuestra esperanza, nuestra única solución, nuestra certeza de la victoria. ◊
Fuente: Revista Heraldos del Evangelio, Mayo de 2022.

Un comentario en «Amemos al Amor y tendremos la<br>verdadera paz –Mons. João S. Clá Dias, EP»

Deja un comentario...