• 27 de septiembre de 2022

EL CARDALENSE REYMUNDEZ DEJA EL FÚTBOL

Ago 11, 2021

Reymundez, que había pedido ayuda diciendo «la depresión llegó a mi vida», se bajó del fútbol. El futbolista Leandro Reymundez, que en el mes de mayo había lanzado un desesperado pedido en redes sociales diciendo “hasta acá llegué. Necesito ayuda, por favor. La depresión ha llegado a mi vida”, decidió dejar el fútbol pidiendo perdón a sus compañeros del club Iberia de Chile. El jugador, que en el mes de mayo se expresó en redes sociales diciendo «hasta acá llegué. Necesito ayuda, por favor», dijo ahora que su corazón le pidió hacer una pausa para «volver a ser yo». Prensa iberiasadp La medida de Reymundez de dejar momentáneamente el fútbol vuelve a poner en el tapete el tema de la depresión. El jugador, a través de su cuenta de twitter expresó: “Hoy le voy a hacer caso a mi corazón, y él me dice que ponga una pausa en mi carrera, no estoy al 100% como para competir y brindar mi mejor versión! Por eso he tomado la decisión de dejar la institución y volverme a mi país, para recuperarme y volver a ser yo”. En otro Twitter señaló: “Espero sepan entender y nada, Dios dirá si seguiré jugando al futbol que es lo que más amo y siempre supe hacer… GRACIAS Y PERDÓN!”. Y concluyó diciendo: “Quiero pedir disculpas a mis compañeros, cuerpo técnico, funcionarios del día a día y al club en general por no haber cumplido con sus expectativas… es la decisión más difícil que he tomado en mi carrera, pero es necesaria!”. En el mes de mayo Reymundez había realizado un desesperado llamado a través de twitter para poder reencontrarse con su familia tras el cierre de fronteras en Chile por la pandemia de Covid-19. El ex jugador de Wanderers había publicado un hilo de twitter en el que expresaba: “Hasta acá llegué. Necesito ayuda, por favor. La depresión ha llegado a mi vida”. Allí narraba que “hace dos meses me vine a Chile, a jugar al fútbol que es mi trabajo, y mi familia quedó en Uruguay (señora e hija de 4 años) esperando a que me instalara para luego venir, pero esperando a que vengan Chile cierra sus fronteras”. Reymundez expresó que “ahí empezó todo mi malestar, día a día me fui debilitado ya que mi hija me extraña, pide verme y yo no tengo qué responderle. Hoy en día no quiere verme por videollamada porque se pone mal y triste, no quiere ir a su escuela y muchas cosas más. Y ahí empiezo yo a no querer comer, a llorar todo el día, no poder dormir. Mi notable baja de peso, los ataques de pánico, una tortura realmente”. Y concluyó: “ya todo el club, compañeros y cuerpo técnico están a disposición de ayudarme, pero no encontramos una solución, no me queda otra que pedirles por favor a todos mis colegas jugadores de fútbol y a toda la gente que pueda ayudarme a compartir este mensaje”. Hoy, a poco más de dos meses de aquella situación, el jugador decide bajarse del fútbol y hacer una pausa argumentando que no está al 100% para competir y que por primera vez le hará caso a su corazón.

Deja un comentario...