• 24 de septiembre de 2022

¡Elevemos nuestros corazones!

Nov 12, 2021

El mundo moderno está siendo arrastrado hacia la más profunda y sombría desesperación por las olas del caos, éste en buena medida organizado. Aterrorizadas ante la perspectiva de perder la salud y bombardeadas por las continuas solicitudes de la tecnología, las personas fácilmente se convierten en marionetas en manos malintencionadas. Así, muchos se dejan guiar por la opinión dominante, vagando sin rumbo definido, de tal manera que todos se desplazan con movimiento frenético, pero pocos saben hacia dónde son llevados.

Esta situación genera una inmensa frustración interior. Por una parte, las atenciones son captadas por el brillo artificial y seductor de las pantallas electrónicas; por otra, el nuevo régimen del miedo fomenta sentimientos de angustia, tristeza e incluso pavor. En consecuencia, aunque parezca paradójico, la muerte se ha vuelto fútil y sin sentido, así como la propia existencia humana.

Para curar los corazones heridos por las actuales circunstancias, nuestra tierna y servicial Madre, la Santa Iglesia, pone a nuestra disposición medios excelentes, de una eficacia sobrenatural plena. Ante todo, la buena doctrina católica, que nos enseña la altísima vocación del ser humano y, de modo particular, de los bautizados. Estar llamados a la vida eterna, en una convivencia íntima con Dios, es algo inimaginable.

la Esposa Mística de Cristo posee un instrumento propicio para, no sólo hacernos aprender, sino también degustar esa luminosa enseñanza: la liturgia. Al acercarse el término del Año litúrgico, la liturgia de la Palabra considera fragmentos del Evangelio relacionados con el fin del mundo y el regreso de Nuestro Señor, porque tener ante los ojos la grandeza de la conclusión de la Historia, así como el esplendor deslumbrante y maravilloso de Jesucristo llegando con majestad sobre las nubes del cielo, exorciza las vivencias cenicientas y apesadumbradas que inocula el ambiente circundante. En efecto, al contemplar tanta sublimidad el fiel descubre la belleza de su propia vocación, la magnificencia divina, la altísima meta reservada a cada uno.

Procuremos, pues, sacudir de nuestro espíritu los miasmas maléficos que flotan por los aires contaminados de nuestra triste sociedad y elevemos nuestra mente y nuestro corazón a los horizontes grandiosos por excelencia. De este modo, recuperaremos el ánimo, el énfasis y la determinación de buscar la santidad por encima de todas las cosas, y llenaremos nuestros pulmones con el aire puro de la esperanza, que nos promete, después de las luchas de esta vida, alcanzar la cima de la bienaventuranza eterna en compañía del Buen Jesús, de sus ángeles y santos. ◊Fuente: Monseñor João Clá Dias, EP in«Lo inédito sobre los Evangelios», Vol. II, Librería Editrice Vaticana.

[Mons. João Clá Dias, EP es fundador de los Heraldos del Evangelio]

7 comentarios en «¡Elevemos nuestros corazones!»
  1. Un amigo de Tacuarembó, me avisa de la publicación de esta columna. Vivo en Estados Unidos y la leo todas las semanas. Por mi parte, también la comparto con amigos brasileños. Sigan publicando. Gracias.

  2. Me parece un articulo super interesante que dice mucho sobre los acontecimientos actuales,donde estamos doblegados a una vacuna que no sabemos que mismo tiene y cuales son sus consecuencias, pero no podemos doblegar nuestras rodillas para implorar a Dios perdón por todas nuestras faltas…

  3. Clauisimo y actual planteamiento de la realidad. Profundo analisis que se viene ejecutando desfe hace años y que, tal vez , llegó a su auje en estes último año y medio. Gracias por compartirlo. Y hojalá que vontinuen estos articulos.

Deja un comentario...