• 1 de octubre de 2022

Horóscopo, reiki, tarot, karma, cartas, supersticiones, rituales: peligrosos desvíos para un Católico

Ago 18, 2022

El hombre siempre ha sido un ser religioso, desde los tiempos más remotos hasta el día de hoy, con rituales, sacrificios, chamanes y un montón de prácticas que intentan apaciguar ese anhelo de Dios. Así lo dice el Catecismo de la Iglesia Católica en el numeral 28, es que Dios ha puesto en cada corazón una inclinación a buscarle, para amarlo y servirle y de esta manera encontrar plenitud.

En el hombre hay un profundo deseo de trascendencia, de inmortalidad, una profunda atracción hacia lo espiritual, el demonio en su afán de tentar y hacer perder al hombre, en su afán de separarlo de Dios y llevarlo a la perdición se aprovecha de esto mismo. Su estrategia en este caso no es hacerle creer que Dios no existe, ni hacerlo un ser antirreligioso, pues sabe que la Fe es un aspecto esencial en el hombre, su estrategia más que deje de creer, será desviarlo de su fe, del verdadero camino que es Dios.

El demonio pone frente al hombre un mundo de espiritualidad, una explosión de creencias, ritos, prácticas, supersticiones, filosofías y lo hace un ser profundamente religioso, pero desviado de Jesús, verdadero Dios. Quisiera llamar a la nueva era, un supermercado espiritual, de mayoría orientales, como por ejemplo Tarot, Yoga, Cartas, Karma, Brujas, Magia, filosofías de vida, relativismos, supersticiones y un largo etcétera. Nos daremos cuenta que la nueva era no es una religión, porque no tiene cabeza ni fundamentos, no tiene doctrina definida, incluso muchas se contraponen, no tiene estructura jerárquica, no tiene dogmas o mandamientos fijos, no tiene un sistema religioso o filosófico serio. Tendrá filosofías de vida y la principal será negar el principio de la razón y poner el irracionalismo: La intuición, el deseo, la pasión, la fantasía, también se sustentará en las constelaciones zodiacales. Usar ropa interior de color dorado, vestirse de blanco, tirar el calendario por la ventana, romper todas las agendas que tengamos para sacar las “malas ondas” no romper un vidrio, no tirar el salero, no pasar por debajo de la escalera, cábalas, y un sinfín de prácticas que condicionan la conducta del ser humano.

La Nueva Era tiene cuatro grandes mentiras y las vamos a relacionar con Génesis 3, 2-7, donde vemos como Adán y Eva fueron engañados por la serpiente: Primera Mentira: “No moriréis” En la Nueva Era encontramos creencias de morir y reencarnar, en animales, o personas hasta llegar al nirvana que es una fusión con Dios. Pero en Hebreos 9, 27 vemos “El hombre muere una vez y después va al juicio” La Nueva Era también pregona el bien estar dentro de sus múltiples creencias y todo lo articula en un paquete que muchas veces lo vende y la gente lo compra, ejemplo: Alguien me hace mal, pero como creo en el karma. La enfermedad y el sufrimiento ya no cobran un sentido trascendente, purificador, que me ayuda a avanzar, que del error se aprende, sino, como algo que es inaceptable.Segunda Mentira: “se os abrirán los ojos” El hombre tiene fascinación por lo oculto, quiere conocer lo pasado, presente y lo futuro para manipularlo tomando acciones en consecuencia y aquí entran también muchas prácticas conocidas: Esoterismo, espiritismo, adivinación, horóscopo, astrología, quiromancia, interpretación de presagios y de suerte, fenómenos de visión, médiums.

Estas prácticas van afectando nuestra alma, porque muchas veces pueden funcionar, pero tienen un costo, que es altísimo (además del dinero), y es la contaminación de nuestra alma. Tercera Mentira: “seréis como dioses” El hecho de querer manipular el pasado, el futuro, a corregir energías, en el fondo es un “Yo me basto únicamente por mí mismo, no me rijo por nadie” No se confía en el poder de Dios, o en los planes que pueda tener para mi vida, en esforzarse por una virtud para arreglar renglones torcidos, sino a lo barita mágica, manipular a gusto la vida propia o la de otra. Lo tremendo de esta mentira es que pregona la auto salvación, pero la verdad, como dijo el Papa Francisco: “nadie se salva sólo” Es necesario Jesús en tu vida, es necesario los sacramentos, la vida de la Gracia de Dios.Cuarta mentira: “conoceréis el bien y el mal” Aquí la Nueva Era responde a un gran relativismo moral, conoceremos que está bien y qué está mal y será el hombre quién dirá si algo es malo o bueno. Directamente no hay mandamientos que me muevan a ser mejor, a cambiar mi actitud que está mal, lo importante no va a ser la verdad, sino sentirse bien y no incomodarse, por ejemplo: Una mujer queda embarazada pero el mundo te dice: “ese feto no tiene vida, solo son células, abórtalo” y así un cumulo de muchos pensamientos que van dañando seriamente nuestra alma, nuestro corazón, nuestro psiquismo, acumularemos muchas tristeza, divisiones.Por último la Nueva Era tiene niveles de penetración en nuestra vida a la que vamos dejándole espacio, en principio te dirá: Iglesia no – Cristo si: “la religión divide”, “paz y amor”, “tolerancia”, “sacerdotes pederastas”, “dinero vaticano”. Luego será Cristo no – Dios si: Cristo era un maestro, un iluminado, como Mahoma, Gandhi, Buda. Dios difuso, impersonal, cósmico, a tu manera y según tus necesidades. Por último será: Dios no – Yo sí: El hombre va a auto idolatrarse, La divinidad reside en él y él lo puede todo.

Muchas personas en este nivel lamentablemente entran en una gran depresión ya que de golpe por una enfermedad, o por algo que les rompe el esquema se dan cuenta que no eran todo poderoso El demonio en el principio era Luzbel que quiere decir “Luz bella” y en este sentido muchas de estas prácticas se disfrazan de un mejor pasar, de una solución, de una fe que en el fondo está deformada, de “una buena intención”, pero como dice el dicho, el infierno está lleno de buenas intenciones.

Pidamos a la Virgen que nos vaya mostrando esas malas costumbres o prácticas que se nos pegaron para ir quitándolas de nuestra vida y tener un acercamiento más auténtico y profundo hacia Dios.

Deja un comentario...