• 3 de febrero de 2023

La columna de “ El Teco”: «Como escuchar a Pereyra y no morir en el intento»

Dic 20, 2022

Es martes, de unamañana veraniega, estoy en casa y me dispongo a disfrutar de mi licencia.

El mundial de fútbol de Qatar terminó y con ello vuelven las entrevistas a políticos opositores, en diferentes programas televisivos, que extrañamente parecen orientados a cierto tipo de público y hasta organizados para llevar invitados.

Soy un individuo que gusta del fútbol, pero llega un momento que tanta cobertura al menos me agobia.

Es más, diría que tenía alguna duda acerca de qué me provocaba mayor inflamación e irritación de mis partes pudendas.

Descubrí, para mi sorpresa, que hay algo más insoportable que el Sr Gorzy, a quien no conozco personalmente, sólo me refiero a su acting televisivo, o al delicado y verborrágico Kesman e incluso que los sesudos y soporíferos comentarios de Scelza.

Si, existe definitivamente algo más amargo que el té de “centaura criolla”, más irritante que el licuado de cítricos y más inflamatorio que una osteoartritis de cartílagos.

Te puede hacer sufrir de muchas formas, pero es muy claro al escucharlo, que produce calor, rubor, tumor, dolor y pérdida de funciones motoras.

Es el clarividente de la política, el avezado trabajador de primaria que conoce de las subidas y bajadas que tiene la vida, no en vano fue ascensorista y nada menos que en el lugar donde desfilan los responsables de la educación, lo que lo hizo un experto y versado erudito en temas formativos.
Que maestra o maestro no le dijo alguna vez” buenos días” y él, lo ponía en duda y les advertía que podía llover.

Según sus dichos , el no da manija, aunque si parece que la inventó o tiene una herrería.

Declara a voz en cuello, que no miente jamás, sólo dice la verdad, claro, la suya, que es la única visión válida.

Su interlocutor ocasional podrá tener una mirada diferente, pero la que él da, es la única válida.

No quedó nada en pie a su paso, cual el caballo de Atila, donde el pasa no crece la hierba, con una variante que sería

“Donde el abre la boca, no crecen buenas emociones, no florecen las esperanzas y el cielo se hace gris o rojo”

Es el representante de una generación de orientales que tiene un millón de votos fijos en su coalición y serviles varios en otras tiendas.

Pero el título de este escrito es “ Como escuchar a Pereyra y no morir en el intento”

Cambiar de canal no sirve, esta en todos los medios destilando su ponzoña.

Tomando en cuenta sus fundamentales aportes a la sociedad, quizás la forma de sobrevivir sea leer algún libro de cocina de Sergio Puglia o Catalina de Palleja.

Estos si que saben de decoración de tortas.

Aunque pensándolo bien, Pereira sabe condimentar y tiene a varios en el horno.

Ojo al piojo.

El Teco

Deja un comentario...