Laurenze Cabral: 110 años de una empresa floridense

May 25, 2022

El pasado 20 de mayo la empresa fúnebre Laurenze Cabral cumplió 110 años de existencia en la que desde que fue creada pasaron varias generaciones de la familia Guichón Cabral brindando un servicio importante para momento difíciles de familias floridenses.

“Son 5 generaciones”, dijo a CAMBIOS Enrico Laitano quien hoy está al frente de la Empresa.

“Laurenze Cabral que fue el creador y fundador de la Empresa y por eso hoy lleva su nombre, su hija con su esposo que era Aída Cabral Dufour con Carlos Alejo Guichón Barceló mi bisabuelo”, continuó Enrico, “después el hijo de ellos que es mi abuelo Carlos Alejo Guichón Cabral a quien llamamos Carlos II, y después mi madre Laura Guichón hija de Carlitos, y actualmente no solo estoy yo en la 5ª generación trabajando dentro de la Empresa sino que también está mi hermano Laurenze y mi hermana Bernadette”, señaló Enrico.

Habló sobre el compromiso que significa continuar en la tarea de sus antecesores, “el compromiso en lo personal lo asumí en el año 2012 que fue cuando decidí trabajar en la empresa, antes de ese año estuve deambulando dentro de ella tratando de ver si me gustaba o no, o si era lo que quería, en el año 2012 tuve la convicción de trabajar en la empresa, desde ese entonces no sólo con la convicción sino también estar en la mejora continua que es en la etapa que nos encontramos actualmente”, señaló.

“Ese deambular antes de decidirme fue lo que me dio la experiencia, comencé a trabajar antes de cumplir los 15 años para que en el año 2000 la empresa sea Central Telefónica de Consulta para todas las empresas fúnebres del interior que son más de 109, la Central la teníamos aquí por lo que yo atendía las llamadas que llegaban, empecé en esa área y después pasé por todas y eso fue lo que me formó y me dio la experiencia, no hay ninguna Universidad que te enseñe a dirigir una empresa fúnebre”, destacó.

Enrico Laitano habló de los fundamentos para que la empresa lograra subsistir durante tantos años,

“el pilar base para es la fidelidad de la sociedad floridense con nuestra empresa es algo tradicional que se da no solo por el servicio que les damos ahora, sino también por el que se les ha dado a sus familiares durante todo el período, pero nosotros también nos hemos adaptado a los cambios constantes que hay en la actualidad, mucho más ahora que estamos en una era donde todo es instantáneo y los cambios son rápidos y drásticos y hay que adaptarse a ellos”, subrayó.

Enrico remarcó que es importante continuar el trabajo de sus antepasados pero que también hay que ir apostando a ir actualizando y proyectando iniciativas para el futuro,

“sigo el trabajo que algunos comenzaron por ejemplo mi abuelo que es la 3ª generación de la empresa es creador del gremio de las Empresas Fúnebres del interior (AEFI) y también es creador del sector Corporativo de las Empresas Fúnebres, yo actualmente integro el Directorio de AEFI y en mi impronta creamos CDU, Crematorios del Uruguay que es algo que estamos incorporando desde la nueva generación.”

“La intención es que la empresa continúe adelante acompañando a la sociedad floridense por otros 110 años o más”.

Laura Guichón madre de Enrico comenzó a trabajar en la empresa cuando tenia 18 años de edad,

“nacés con esto viendo trabajar a tus padres, a tus abuelos, escuchando la historia de tus bisabuelos de cómo se fundó la empresa, del trabajo que hacían mi bisabuela junto con él, escuchando a mi abuela que hizo su primera mortaja a los 11 años cuando aún iba a la escuela en el año 1923, es toda una historia familiar, una tradición”, contó con nostalgia Laura.

“Mi abuelo trabajaba en la carpintería de Arrambide y comenzó a hacer ataúdes y mi bisabuela los lustraba y los tapizaba pero también hacía las mortajas, un trabajo que hizo hasta el año 1983 siendo maestra de profesión y fue de los que se jubiló, hoy en día lo seguimos haciendo nosotros”, destacando que todo fue y sigue siendo un trabajo familiar.

Laura dijo que también aprendieron a escuchar a los demás y dar lo mejor porque la gente que viene a solicitar el servicio es porque perdió algo que será irrecuperable como lo es un familiar directo, haciendo hincapié en la fe.

“La muerte es el segundo hito más importante de nuestras vidas, el primer hito es el nacimiento, entre esos dos puntos transcurre la vida que es donde las personas tenemos que estar enfocados en ella, ya sabemos que después del primer hito más acá o más allá viene el segundo hito que es la muerte, entonces hay que enfocarse en la familia”, reflexionó Conrado Laitano.

Deja un comentario...