• 28 de junio de 2022

Ruben Flores: Corazón

Feb 11, 2022

Me importa un carajo. Ella nos había pedido a comienzos del año escolar, que preguntáramos a nuestros padres si tenían algún libro para prestar a la clase por algunos meses, porque nos había hablado de su propósito de formar una biblioteca de la clase.

El plan era llevar un libro cada dos semanas, los viernes, y después hacer algún comentario sobre lo que habíamos leído.

Días después varios compañeros trajeron bastantes, los suficientes para diversificar nuestra lectura.

Uno de esos libros, era de un autor italiano llamado Edmundo de Amicis, y tenía por título Corazón, diario de Enrique, un niño de trece años.

No fue el primero que leí, no lo conocía, habiendo visto antes otros como Sombras heroicas de Luis Bonavita (me acuerdo muy bien porque al terminar el año escolar, ella me lo regaló). Ese libro desnudaba algunas facetas no tan heroicas de nuestros máximos héroes.

Un compañero que había llevado Corazón un viernes, comentó que le había gustado mucho y mencionó dos o tres historias.

Ella, entonces agarró el libro leyó una de esas historias, y observó que en varios de nosotros despertó gran interés y la clase intervenía con comentarios y observaciones, diciéndonos que nos leería una historia por semana.

Entonces comenzaron para mí los días de corazón apretado, incluso más de una vez hube de agachar la cabeza y disimular alguna lágrima. Un llorón.

Es que me resultaba imposible no identificarme con “El albañilito” y no admirar y apiadarme con “El Tamborcito sardo” o con “El pequeño vigía lombardo”.

Pero faltaba el último acto, porque pocas semanas después, ella nos dijo que en un mes iríamos a ver la proyección de la película Corazón junto a otras clases.

Y llegado el día fuimos.

Y fue horrible para mí. Porque, si escuchando otras historias me sentía mal, viendo en la película la historia “De los Apeninos a los Andes”, de a ratitos bajaba la cabeza para no mirar. Niño cobarde.

Dicen varios psicólogos actuales, que los personajes presentados en Corazón, no se avienen con la moderna psicología del niño.

Deja un comentario...